viernes, 28 de julio de 2017

Tutorial para realizar fácilmente un espectacular broche camafeo


No es un secreto que los broches y, muy especialmente, los borches camafeo, son mi debilidad...Y como aquello que más nos gusta suele ser aquello en lo que más ahínco ponemos, no es raro que sea lo que se nos da mejor hacer. Ése es mi caso ;)

Anteriormente ya mostré cómo realizar un broche camafeo usando la técnica del soutache en su modo  más simple. Esta vez haremos un broche espectacular sin soutache,que es lo que algunos consideran la parte más complicada. El resultado (si usáis materiales similares a los que yo os propongo) quedará más o menos así:





 No sé vosotros, pero a mí ese aire a Sissí emperatriz, ese aire antiguo pero no anticuado, me encanta...

¿Nos ponemos a ello?

Necesitaremos:

-Un pedazo no muy grande de fieltro para la base (5x5cm debería bastar)
-Pegamento de tipo Loctite,que pegue fuerte y rápido; a ser posible, aconsejo que sea transparente.
-Un carbujón con el retrato de una dama (yo los compro ya elaborados, pero se pueden realizar en casa; si queréis saber más  sobre cómo elaborarlos, o quisiérais saber dónde los compro yo, escribidme)
-Perlas de imitación de unos 4mm. aprox.
-Cuentas de cristal checo de unos 6mm (pueden ser de otro tipo de cristal, o incluso plástico, pero las cuentas de cristal checo dan los mejores resultados y brillan más tiempo)
-Cinta de raso (en mi caso, azul)
-Un pedazo de tela de guipur (unos 10 cm. debería bastar)
-Un pedazo de piel (puede ser de imitación) o de fieltro, para remachar por la parte de atrás. No es imprescindible, pero le da un acabado muy profesional.
-Un imperdible (para que podamos ponérnoslo). Las tiendas de bisutería venden imperdibles especiales para broches, pero si no tenéis, un imperdible simple de los de toda la vida os bastará.


Primer paso:




Pegamos el carbujón con nuestra hermosa dama al fieltro y, tras esperar a que se fije bien, empezaremos a coser con cuidado las perlitas de 4 mm. alrededor del carbujón.



 

Segundo paso:

Añadiremos, cosiendo, una seguna línea de cuentas; esta vez, las de cristal checo.




Tercer paso:

Es hora de añadir el pedazo de guipur al camafeo.
Yo quería darle un detalle elegante sin sobrecargar, así que, para ello, corté la parte de mi pieza de tela, dejando sólo la parte que me interesaba.






Los trozos sobrantes ¡NO SE TIRAN!! Guardadlos siempre. Nunca sabéis cuándo os podrán ser útiles.

Es hora de pegar la parte seleccionada al camafeo. ¿Cómo? Una imagen vale más que mil palabras:




Pegamos por la parte de atrás, haciendo pequeños pliegues. Por delante os quedará así:

 

Cuarto paso: 

Añadimos la cinta de raso, pegándola por la parte de atrás, como hemos hecho con el guipur.







Quinto paso:


Cosemos el imperdible al fieltro o trozo de piel con que remacharemos la parte de atrás. Una vez firmemente cosido (no pegado, repito:¡COSIDO!)pegamos, esta vez sí, el fieltro u trozo de piel mismos a la obra maestra. Observad con atención si queda bien por delante, esto es: si al prender el imperdible a la ropa, el retrato no estará torcido.

El último paso es opcional: a mí, personalmente, suele gustarme que el camafeo tenga un colgantito...una perla, un cristalito...
Para poderlo realizar, ensartad lo que queráis en una varilla metálica y realizad una argolla que podáis coser al camafeo. Para ello  podéis seguir los pasos que expliqué en el tutorial sobre cómo usar algunas de las herramientas más comunes en la bisutería. Allí veréis cómo dar a una varilla tiesa la largura que necesitáis y cómo formar una pequeña argolla al final del colgante.

Una vez más, el resultado es éste:


En este caso, en lugar de un colgante, he puesto dos...uno más grande, cosido al broche,y otro más pequeño, colgado del primero.

Os pongo más ejemplos de cómo hacer broches camafeo con un poco de imaginación, práctica y, sobretodo, paciencia y ganas de trabajar...








Para aquellos a los que les falta la paciencia,el tiempo, o tal vez ambas cosas,todos los modelos están a la venta, contactando personalmente conmigo, por 12 euros más gastos de envío. 
Cada broche tiene algún detalle único que lo diferencia de todos los demás, y su forma y color van a gusto del cliente.

Espero que os haya gustado.

¡Felices inspiraciones a todos!