miércoles, 29 de junio de 2016

Original "etno" pin para el pelo con materiales reciclados

Hola a todos, queridos lectores. Sé que las vacaciones ya han empezado o están al caer, y que el sol achicharrante no deja ni fuerzas ni ánimo para hacer otra cosa que tumbarse a la bartola (quien pueda hacerlo)... Pero como planeo, por asuntos personales, estar una temporada sin compartir más de esas ideas que inspiran y alegran mis días, he decidido obsequiaros con un pequeño post al que podréis echar un vistazo cuando los calores sobrevenidos os den un respiro ;)
Hoy os propongo una manualidad sencilla, con la que sólo tendréis que emplear algunas cosas que de seguro tenéis por casa, y que si no tenéis, os resultará fácil conseguir. Echadle un vistazo:




Sí, se trata de un adorno para el pelo...que necesita muy pocos elementos para realizarse.

¿Qué necesitaremos?

-Una horquilla o clip de pelo (yo suelo tener a decenas)
-Un botón tamaño grande (color y material a elegir)
-Un pedazo de fieltro del tamaño del botón, para pegar en la parte de atrás.
-Pegamento fuerte (en las fotos que ofrezco más abajo se ha usado una pistola de cola caliente, pero no es imprescindible...nos vale un "superglue", Loctite, o como se llame donde viváis. Si es transparente, mejor que mejor...el acabado será más fino).
-Plumas. Vale, esto no es algo que solamos tener por casa. ¿Qué de dónde las sacamos? 

Opción 1: ¿alguien de entre la familia o los amigos tiene un canario, periquito, papagayo o similar? No, tranquilos, no hay que arrancarles nada...los dueños saben que a estos animalitos, las plumas se les caen solas de vez en cuando, ya sea porque se rascan, porque es la temporada en que las cambian, etc.¡Pedidles que os guarden algunas!

Opción 2: ¿hace mucho que no visitas el zoológico? Por lo general, aunque los pájaros estén en sus jaulas o espacios cerrados, el viento arrastra algunas de las plumas fuera de ellos...Yo siempre que voy por allí de visita me encuentro con alguna que otra pluma en el camino. 
Y si resulta que el zoológico de vuestra ciudad es muuuuy muuy limpio,¿por qué no le pedís a alguno de los cuidadores que os eche una mano? A diario limpian montones y montones de plumas caídas de toda clase de aves...Seguro que si lo pedís con salero os ayudan.

Opción 3: En muchos sitios se venden plumas artificiales (yo he encontrado incluso plumas de verdad) a un precio bastante asequible. La idea es reciclar, pero si se os antoja mucho mucho este adorno y no hay forma de encontrar las plumas que necesitáis, ésta es siempre una opción. Ya me estoy imaginando una variante para niña con las plumillas de la coca de pascua, en colorines...

Y ahora...los pasos mostrados gráficamente:



Creo que está claro, pero, por si acaso:


Paso 1: junta las plumas que quieras haciendo la composición que más te guste.

Paso 2: ponle pegamento al botón por la parte de atrás.

Paso 3: pega las plumas con cuidado (¡esos deditos, que el superglue tiene malas bromas!)

Paso 4: cogemos el pedazo de fieltro del tamaño del botón y le hacemos 2 pequeños agujeros. Por ellos insertaremos la parte de abajo, o el extremo largo, de la horquilla o clip (el extremo que suele ir pegado al pelo y no se ve...¡no metáis la horquilla entera con los dos extremos, que si no luego no os la podréis poner!)

Paso 5: pegamos el fieltro al botón, cubriendo el sitio donde hemos pegado las plumas.

Paso 6: ESPERAR. Sí, incluso los buenos pegamentos tienen su tiempo de espera. Yo lo dejaría sin tocar hasta el día siguiente. Entonces ya podremos usarlo sin miedo a que se nos desmonte.

No sé vosotros, pero yo veo esta idea fácilmente transformada en un broche...¿quién se atreve?

En fin, buenas vacaciones para quien las disfrute, buen verano y ¡felices inspiraciones a todos! ¡Hasta la próxima!



P.D.- mis disculpas...al sacar esta idea de Pinterest, al principio el enlace no llevaba a ninguna parte, así que pensé que se trataba de un blog en estado de abandono y por eso no lo mencioné... Sin embargo, hurgando un poco más he visto que sí que existe, y sería injusto apropiarme de su idea (aunque esté en inglés) sin mencionarlo:

McLaughlin Designs blog, donde se pueden encontrar algunas fotos más para quienes tengan curiosidad. ;-)






miércoles, 18 de mayo de 2016

Idea genial para colgar láminas en la pared.

¡Hola a todos, queridos amigos!


En unos días tengo pensado colgar un pequeño tutorial (¡sí, esta vez mío y sólo mío!!)de cómo realizo uno de los modelos más simples de pendientes para los que no se necesitan herramientas de bisutería, pero como esta semana estoy algo ocupada y hace días que no oís de mí, he decidido compartir esta estupenda idea que he encontrado en internet, salida de la página Skillshare. (En este enlace encontraréis su página de Facebook. Si queréis ir directamente a la página de este creativo colectivo deberéis dirigiros aquí).

Se trata de una idea estupenda para quienes quieren colgar láminas en la pared y tal vez cambiarlas con frecuencia, pero no quieren (o les da pereza, como a mí) poner un marco, y les da pena agujerearlas con chinchetas (prendedores, etc).

El vídeo que os presento sólo tiene algunos títulos en ruso,explicando qué vais a necesitar y que paso a traduciros aquí mismo (el resto es sin palabras, sólo música).

Necesitaremos pues, según el vídeo:

"4 listones de madera rectos (cualquier duda, en el vídeo se ve el aspecto que tienen)"
Ponedlos sobre una mesa y sobre papel de hornear, de periódico, etc...para no manchar la mesa, vamos... 

"Pintura" (Y yo de paso os digo que un pañito que no os de pena manchar, porque no podréis volver a usarlo para otra cosa)
Mojamos el paño en el bote de pintura y untamos los listones de madera por ambos lados. Queremos darles un ligero toque de color, aunque, si no os convence, siempre podéis pintarlos con pincel, como se hace tradicionalmente.

8 imanes pequeños y planos (los veréis en el vídeo...redondos y de un cm más o menos de diámetro).
Los pegaremos a ambos extremos de los listones, sólo por un lado.

"Una cuerdecita" 
Servirá para colgar. Cortamos un trozo y la liamos a ambos extremos de uno de los listones.

El resto ya es muy pero que muy simple...pero mejor que explicarlo, mejor que lo veáis en el vídeo, pues contarlo es largo, pero verlo es cosa de segundos. Os gustará, os lo garantizo ;)







https://www.facebook.com/delai.club/videos/1612209402429615/


Buen día y felices inspiraciones a todos.

PD- Disculpad que sólo os muestre el enlace...no consigo la manera de mostrar el vídeo como tal...sólo lo encuentro en su página de facebook, y no parecen haberlo subido a youtube, así que no logro un modo de compartirlo de otra manera. ¡Espero que lo disfrutéis igualmente!






domingo, 15 de mayo de 2016

Nuevo broche siguiendo esquemas antiguos

Otra muestra de un broche muy simple, siguiendo un esquema antiguo. A mí me parece muy resultón. Si os gusta y queréis un tutorial, no tenéis más que pedírmelo ;) Y si os enamora mucho pero no tenéis tiempo o paciencia para hacerlo, está en mi tienda Dawanda. Los colores se pueden cambiar. 






¿Qué tenemos aquí?
-Un centro hecho con cristal swarowski y una perla de imitación (es una figura básica de la bisutería con cuentas...si si queréis el esquema os lo dibujo. Creedme que, con paciencia, todo se puede lograr...).
-Fieltro de dos colores, convenientemente arrugado y cosido.
- Apliques de metal (dos hojas de color plata, a la sazón).
-Cinta de raso (apenas se ve, en el lateral izquierdo)
-Una pluma de pavo real.

Es una variante del broche anterior que os mostré, pero más pequeño y substituyendo la piel sintética por el fieltro. El centro con cristal swarowski puede ser substituido por un botón brillante o un pequeño broche al que no se le dé uso... 

Y con esto y un bizcocho...¡hasta la próxima!

Felices inspiraciones a todos y buen inicio de semana.





martes, 10 de mayo de 2016

Pulseras y colgantes de diseño reciclando una caja de plástico.

¡Hola a todos de nuevo!
Tras unos días de pausa, retomo mi actividad bloguera para mostraros una idea que me ha sorprendido por su creatividad y que, además, es de lo más barato. Se trata de cómo lograr hacer esto:




...usando esto:



Una vez más, esta idea NO es mía: la he tomado prestada del blog Rust & Sunshine, donde podréis encontrar, en inglés, las instrucciones originales. Las fotos también son de la señora Michelle, a quien pertenece el blog al que os redirijo... si me tomo la libertad de mostraros su contenido es porque está en otro idioma.

Regresando ahora al tema con el que empezamos... ¿alguien ha oído hablar del plástico mágico, o encogible? Yo desconocía su existencia hasta hace unos días, pero el caso es que es un producto bastante comercial para hacer bisutería y, no está de más decirlo, bastante caro. Pues bien, ésta es la versión casera y económica que no tiene qué envidarle al original.

¿Qué usaremos?

Una caja de plástico como la de la fotografía. Se trata de un contenedor muy típico en la panaderías y supermercados donde suelen ponerse los productos de repostería. El plástico es fino, pero no es blando: si apretáis con el dedo fuerte,la superficie no se hundirá, sino que se deformará o romperá.El sonido que hace al romperlo es como metálico, y los cantos que quedan son tan puntiagudos que pueden cortar.Ése es el tipo de plástico que necesitamos.

Tijeras

Rotuladores permanentes

Una perforadora para hacer agujeros (es un objeto de papelería)

Un horno casero (no un microondas)

Barniz para manualidades (para el acabado)

Al acabar, dependiendo de qué queramos hacer con las piezas, necesitaremos cordón o anillas para unir las teselas entre sí...pero eso lo veremos luego.

¿Empezamos?

1)Lavamos la caja y la secamos bien. No queremos trozos de pastel sueltos en nuestra obra de arte ;)

2)Cortamos un trozo grande de la caja por donde el plástico es plano. Un buen cuadrado nos irá bien.

3)Con los rotuladores permanentes, garabateamos (¡o dibujamos, según la vocación artística de cada uno!) en el plástico. Michelle nos advierte de que usemos colores vivos, pues los colores oscuros se tornan en negro al meterlos en el horno. ADVERTENCIA: si decidimos pintar algo artístico, tengamos en cuenta que el plástico va a encoger, y que por lo tanto la forma que dibujemos será mucho más pequeña que la que obtendremos como resultado.

4) Cortemos las piezas de la forma que queramos con las tijeras. Una vez más, recordemos que encogerá, por eso los trozos que recortemos habrán de ser grandes. 


Ahora que el plástico aún es blando, es el momento de perforar según queramos: para piezas de pulsera, uno o dos agujeros por lado, según se ve en la foto. Para un colgante, un agujero solo.

MUY IMPORTANTE: no dejemos las esquinas puntiagudas...¡este plástico corta como el acero!





5) Ahora...¡al horno!. Poned una hoja de papel de hornear sobre la bandeja del horno y precalentad a 350º F (en grados Celsius equivale a unos 176º...yo lo pondría a 180 más o menos).
A los 30 segundos las piezas empiezan a curvarse. Eso es normal, no os asustéis. Poco a poco irán encogiendo, hasta que vuelvan a parecer llanas. Es el momento de apagar el horno.

6) Sacamos las piezas del horno (cuidadoooo...que quemaaaa)y las dejamos enfriar. Si queremos que duren más les daremos una capa de barniz para rematar.

Y ahora, ya es decisión vuestra qué vais a hacer con estas piezas... en el blog de Michelle veréis que cosas tan estupendas hace ella con las teselas resultantes. Yo, por mi parte, pienso hacer una variante sin agujeros, que luego pueda pegar a otra superficie (un colgante, por ejemplo...). En cuanto lo tenga hecho comparto los resultados ;)

Por cierto, que este tipo de plástico (curiosamente, una variante del poliestireno, quién lo iba a decir) es casi imposible de reciclar, así que, dándole una nueva vida, le estamos haciendo un favor al medio ambiente. ¿Qué opináis vosotros?

¡Buen día, y felices inspiraciones a todos!












viernes, 22 de abril de 2016

Broche para ocasiones especiales

Este post está dedicado a una de mis últimas creaciones (mis disculpas a mis lectores de facilísimo...esta vez no hay tutorial). 
Se trata del broche que yo considero la joya de la corona de mis creaciones, y si bien la gama de cristal de colores se me ha ido un poco de las manos en esta ocasión, creo que el resultado final sigue siendo digno de ver.  


Lo que veis es: un broche de cristalitos swarowski de forma hexagonal (un modelo que ya hace días que realizo), cosido sobre piel sintética reciclada de los puños de un chaquetón, decorado con una pluma de pavo real (ésta ya es de verdad, pero el pájaro no sufrió en absoluto...de hecho ya estaba en el suelo cuando se recogió)y dos trozos de puntilla que tenía por ahí para rematar. 
Jugando con otros colores esta pieza puede ser espectacular, pero, ya dicen los rusos, que el primer pankake siempre sale quemado... (seguro que en castellano tenemos algún dicho popular equivalente, pero no soy capaz de recordarlo).

La misma idea puede realizarse empleando un broche ya comprado, que tengamos triste y abandonado en algún cajón. En caso de no tener disponible piel sintética (no hablo ya de piel de verdad para no despertar las iras de los ecologistas... aunque si fuera piel de conejo real no creo que le hiciera daño a nadie) podemos emplear cintas de raso anchas,puntillas, etc. La idea es darle un aire lujoso y romántico al mismo tiempo. ¡Ah! Y no os olvidéis de la pluma. Parece que no, pero da lo suyo...

¡Felices inspiraciones a todos!







sábado, 16 de abril de 2016

¡Y más casitas! Esta vez, de fieltro y lana afieltrada...tutorial con todos los pasos.


Hola una vez más. En esta tarde de sábado que, incluso aquí, huele ya a primavera (sé que en España ya hace días que lo es...¡envidia que me dais!)he decidido elaborar un tutorial que refleje mi humilde intento de copiar una idea que me enamoró desde el momento en que la vi en un portal ruso. Os la enseño y me decís si es posible resistirse...




Intrigada por la técnica con la que habían sido realizadas estas maravillas, desconocida para mí hasta entonces, supe que las había hecho con lana afieltrada. La lana afieltrada es lana corriente (normalmente tratada y teñida...suele venderse en cantidades pequeñas en tiendas de manualidades), que después modelaremos con la ayuda de, o bien agua, o bien una aguja especial pensada para este tipo de trabajos. Es algo así como esto:

Sobre este interesantísimo mundo que ofrece muchas más posibilidades de las que uno pueda imaginarse hay gente mucho más preparada que yo para explicarlo, y os dejo un enlace donde, si el tema os interesa, hallaréis desde la A hasta la Z de todo lo que un futuro aficionado a ello deba saber: Neddle felting, un hobby por explorar.

Lo que sí es interesante que sepáis es que, con ayuda de esta aguja, (que puede parecer corriente, pero que tiene pequeños dientes a lo largo de ella), paciencia y la técnica que yo llamo "de los pinchacitos", podemos lograr que nuestro trozo de lana coja la forma que nos apetezca. Sí, la que nos apetezca. ¿Suena raro, verdad? A mí también me lo parecía, así que decidí hacer el experimento. Seguidme y os lo explico.


Primero de todo reuní el equipo necesario:



¿Qué tenemos aquí?

- Láminas de fieltro del de toda la vida (en varios colores)
- Unas tijeras 
- Pegamento, cola blanca o lo que prefiráis para pegar superficies.
-Cartón (no sale en la foto, mis disculpas). Que no sea demasiado grueso; de ese que en España llamamos cartulina.
-Lana en manojos de los colores que nos gusten. (Preguntad en tiendas de trabajos manuales, seguro que encontráis).
-Agujas para hacer lana afieltrada (las encontraréis en el mismo sitio).
- Una superficie sobre la que trabajar. Os puede valer una esponja-estropajo. ¿Por qué, y para qué? Para trabajar la lana con la aguja. La razón es que estas agujas son, no afiladas, no, AFILADÍSIMAS. Creedme que lo último que queréis es clavároslas. Colocaremos la pieza de lana sobre la esponja e iremos dando pinchacitos.
-Una taza, tazón, lechera...etc. que no vayáis a necesitar...¡va a ser la base de vuestro pequeño paisaje!

En mi foto aparecen, además, un rollo de puntilla (para darle un pequeño detalle a la casita) y otro de alambre. Si tenéis en casa trozos de cable que os sobran, podéis sacar los hilos de cobre de dentro y usarlos en lugar del alambre. 

Ok; como me moría de curiosidad por saber cómo se usaban las dichosas agujas de modelar lana, decidí empezar con una forma simple: una bolita. Cogemos un trozo de lana (la lana de calidad se puede "arrancar" a trozos , esto es, si necesitas un trocito estiras de él y lo separas del resto...la mía debe ser de calidad inferior, pues he tenido que cortar:




Lo siguiente ha sido jugar con el trozo dándole pinchazos. Mis recomendaciones: 

1)no tengáis prisa. Ésta es una manualidad que, en caso de tener prisa, saldrá mal y se desarmará rápido.  
2)Hincad la aguja con ganas. No le hagamos "cosquillas" a la lana,porque de ser así no se transformará en fieltro.

¿Qué le ocurre a la lana al pincharla con esa aguja? En un vídeo muy interesante (desgraciadamente en inglés,por ello os lo cuento yo), una artista especializada en lana afieltrada nos cuenta que, al darle a la lana suelta con la aguja, pasa lo mismo como cuando lavamos un jersey de lana: las fibras que estaban sueltas se contraen y no hay forma de separarlas otra vez. ¿A quién no se le ha encogido un jersey de lana buena al meterlo en la lavadora? Pues bien: la aguja empleada para este tipo de trabajos contrae las fibras del mismo modo que lo hace el agua con la que echamos a perder nuestra preciada pieza de ropa.

El resultado, pues, es el siguiente: de ese pompón de lana naranja que había en mi mano pasó a haber esto:



Ahora cogemos esta bolita, y le ensartamos en un trozo de alambre retorcido, y ya tenemos un arbolito.



Lo siguiente es rellenar la tacita con la lana que va a servir de base para nuestro paisaje. 




¡Y otra vez a pinchar! Mi consejo es: no peguéis la lana a la taza hasta que no consigáis que la superficie adquiera la forma que buscáis. Pinchad sistemáticamente,un pinchacito al lado del otro, cubriendo las zonas por partes, sin prisas, hasta que la madalena (el muffin) quede llano. Una cosa así:





¿Se percibe el avance? Empecé pinchando por todas partes, pero luego me di cuenta de que no funcionaba; luego empecé a pinchar por una esquinita, pinchazos uno al lado de otro. La esquinita fue quedando plana, y seguí subiendo, hasta que la lana de taza entera quedó llanita. Al sacarla se ve así:



La parte de abajo sigue esponjosa, pero la de arriba queda compacta. Es momento de pegar la lana a la taza, poniendo pegamento en la base y las pareces de la loza.


Ahí esta. Lana bien apretada y arbolito al canto.

Lo siguiente es diseñar la casita que vamos a poner en este maravilloso prado. Para ello, la diseñaremos primero en cartón, dibujándola y recortando correctamente. Este paso es muy importante...lo sé porque al hacer el tutorial me lo salté: me pareció que sería la mar de fácil, y esa confianza me trajo buenos dolores de cabeza...el diseño de la casa me constó el doble de tiempo que todo el resto...

¿Qué hay que hacer? Como ya he dicho, dibujar y diseñar con antelación, ANTES DE CORTAR, nuestra casita, en cartón.


Después cubriremos el cartón con las láminas de fieltro. Cortaremos el trozo que necesitemos, en el color que queramos. Yo le he puesto las paredes en amarillo y el techo en rojo. 



Y ya está: para tapar algunos errores le puse un trozo de la puntilla que tenía preparada...(me fue muy útil), le pegué una pequeña puerta de color marrón y utilicé unos botones viejos para que parecieran pedrecitas imitando un camino.  Tengo pensado añadirle un par de árboles más, algo más altos, para que la casa no se vea tan desamparada, pero, más o menos, éste es el resultado. ¿No es tan difícil, verdad?

Pero ¿y si decidís que eso de la lana afieltrada no es lo vuestro? No hay problema: aquí os dejo unas fotos con una variante más sencilla que casi no necesita explicación: se realiza casi íntegramente con fieltro del habitual, y la base, la que se mete en la taza, es un pequeño cojín...como un alfiletero, o acerico. Echadle un vistazo..¡no tiene desperdicio!





Genial, ¿verdad? Los detalles se hacen con fieltro y tela...
Las ideas las he sacado de las siguientes páginas: https://www.flickr.com/photos/51991897@N00/3512774581/in/photostream/


En fin, para que os inspiréis en piezas menos primitivas que la mía ;)



¡Buen día y felices inspiraciones a todos!













lunes, 11 de abril de 2016

Casitas de cuento de hadas pintadas en piedras

Hola a todos, mis queridos amigos y lectores. Dentro de poco tiempo viajo a visitar a una parte de la familia de mi esposo que todavía no conozco. Para semejante ocasión, estoy tratando de encontrar regalos originales con los que quedar bien y que, a ser posible, pueda elaborar yo misma (siempre he creído que la frase "hecho por mí" pesa mucho a la hora de hacer un obsequio...). La red, con un buen criterio de búsqueda, da resultados increíbles y he decidido compartir con vosotros algunos de ellos.

Os presento una manualidad sencilla, sencillísima, pero vistosa, especialmente si tenéis un jardín o plantas de interior con macetas grandes... Os pongo un pequeño ejemplo:


¿Que qué es esto? Pues sí, es UNA PIEDRA, corriente y moliente, pintada para que parezca una casita. 

Parece una manualidad para niños pequeños, pero, os lo creáis o no, hay gente que gana dinero vendiéndolas. Y realmente, quedan de rechupete en cualquier trocito de tierra junto a una planta...y si no, mirad:


Una monada, ¿verdad?


¿CÓMO REALIZARLAS? Muy fácil; necesitaremos:


-Una piedra. (Si es la primera vez, que no sea ni enorme como una roca, ni demasiado pequeña...te podría costar pintar los detalles después).

-Pintura acrílica (también la que en España llamamos témperas...suelen ser las que se venden a los niños para hacer trabajos manuales). NOTA- para los detalles pequeños podemos usar rotuladores.

-Pinceles, un vasito de agua y un paño...lo que se usa para pintar cualquier cosa.

-Barniz. El barniz para decoupage es uno de los mejores...la idea es que, si las vais a poner en el exterior, que resistan las inclemencias del tiempo. Sobre los barnices adecuados, en las tiendas de bricolaje os pueden ayudar.

La piedra se debe limpiar con cuidado antes de usarla. Si está sucia la pintura no se adherirá correctamente.

Pintaremos 2 veces, muy especialmente los colores base (las paredes, el tejado, si le queremos dar algún color...todas las superficies donde haya más cantidad de pintura. Los pequeños detalles, como las flores, pueden pintarse sólo una vez, si se ven bien).

¡IMPORTANTE!- Entre la primera y la segunda capa de pintura hay que esperar a que se seque bien.
Lo mismo haremos antes de barnizar: esperemos a que la pintura esté bien seca. La paciencia es la madre de la ciencia...

En algunos casos hay gente que añade detalles hechos con barro, pero yo no me voy a complicar...ya he pillado un par de piedras de casa de mis suegros (tienen jardín, a diferencia de mí) y mañana, con la luz del día, empezaré a darles forma. ¿Queréis ver más ideas sobre lo mismo?


Aquí las tenéis:




De hecho hasta existe un libro sobre esta interesante "ciencia" del  pintado sobre piedras. Aquí os dejo la referencia, con algunas ideas más, para el que necesite inspirarse:



¿Quién se anima? ¡Yo ya me estoy impacientando por hacer una!
¡Feliz día, y felices inspiraciones a todos!